Arteaga, Coahuila.- Como parte de las actividades de inicio de la Feria Internacional del libro en Arteaga, Coahuila, la tarde del viernes 28 de abril el escritor e investigador Gérard de Cortanze, reconocido autor de novela histórica en Francia y uno de los grandes especialistas galos sobre Frida Kahlo, presentó su novela Los amantes de Coyoacán, publicada por Editorial Planeta, la historia de amor entre la pintora Frida Khalo  y el líder ruso León Trotsky.

Tras un largo exilio en varios países, en el año de 1937, provenientes de Noruega,  llegan al puerto de Tampico Tamaulipas, Trotsky y su mujer Natalia Sedova.  Atrás dejaban el destierro, encontrando en México, apoyados por el gobierno del entonces presidente Lázaro Cárdenas, asilo político.

Si el revolucionario pensó que en la capital mexicana encontraría un refugio de paz y calma se topó ante un torbellino de sentimientos y emociones al conocer a Frida Kahlo. “Mis ojos avejentados no aguantan tu sol destellante.” Le escribió en una ocasión Trotsky a la artista.

Coyoacán y San Ángel, en la ciudad de México, son los principales escenarios donde se desarrolla esta historia de amor prohibido entre dos personajes queridos por la historia.

Cortanze presenta a una Frida  apasionada con una capacidad de entrega al máximo pero a la vez muy frágil y a un Trotsky pasional, enamorado. Tal vez las constantes infidelidades de Diego Rivera hicieron que Frida deseara tanto a este hombre como así le escribía: “Todo sin ti me parece espantoso. Estoy enamorada de ti, más que nunca y cada vez más, mi Piochitas”.

Gérard de Cortanze, expresa en un apartado de dicado a los agradecimientos “Jorge Luis Borges declara, con toda razón, que un escritor antes que nada es un lector. Un libro como Los amantes de Coyoacán, no hubiera existido sin las diferentes contribuciones intelectuales, hipótesis, demostraciones, ensayos, novelas y pistas señaladas por varios autores, que le dieron consistencia a mi trabajo. A ellos quisiera expresarles mi más sincera gratitud.

Liga para descargar portada, cortesía de Planeta